Ciudad de México
14°
18°
Tue
Weather from OpenWeatherMap

LA FLORA VAGINAL MATERNA PUEDE TRANSMITIR EL ESTRÉS

transmisión estrés 765x510 - LA FLORA VAGINAL MATERNA PUEDE TRANSMITIR EL ESTRÉS

Un grupo de investigadores de varias instituciones estadounidenses liderados por Eldin Jasarevic, de la Universidad de Maryland, han estudiado cómo durante el parto, la flora vaginal, además de transmitir microorganismos importantes para el desarrollo, puede transmitir el estrés que sufre la madre. Estos efectos nocivos, no obstante, también podían ser fruto de lo que sucede en el útero antes del parto.

Los autores del trabajo sometieron a una serie de hembras de ratón embarazadas a situaciones estresantes, como exponerlas al olor de un zorro o dejarlas atrapadas en un tubo durante varios minutos. A otro grupo le dejaron llevar la gestación sin sobresaltos y al final, extrajeron a todas las crías por cesárea, para no exponerlas al microbioma de sus vaginas.

Después, dividieron a las crías y a algunas les dieron dosis de las bacterias vaginales de hembras afectadas por el estrés y a otras de hembras que habían tenido una vida más apacible. El equipo de Jasarevic observó que los ratones que habían estado expuestos al estrés de las madres tanto en el útero como a través de su microbiota pesaban menos y eran más pequeños y de adultos tenían mayores niveles de corticosteroides, una hormona asociada al estrés.

También se observó que los ratones que no habían crecido en el interior de madres estresadas sufrieron en parte los efectos negativos cuando se les infectó con microbios de hembras con estrés. Sin embargo, no se produjo el efecto contrario y los ratones que habían sido gestados en madres con estrés no evitaron los efectos nocivos cuando recibieron el flujo vaginal de hembras sin estrés.

“Lo que habría sido espectacular es que hubiesen sido capaces de transmitir el microbioma de control a los ratones con estrés prenatal y que se pudiesen recuperar”, señala José Clemente, profesor de la Escuela Icahn de Medicina del hospital Monte Sinaí de Nueva York. El investigador, que ha demostrado la posibilidad de transmitir el microbioma de la madre a bebés nacidos por cesárea, considera también la diferencia del efecto del estrés materno por sexo. Los efectos del estrés en el desarrollo neurológico, que puede estar detrás del autismo o la esquizofrenia, afectaban a machos y no a hembras. “Nosotros hemos visto por ejemplo que solo las hembras tienen un fenotipo depresivo asociado a cambios en el microbioma”, explica Clemente.

En estudios anteriores, Tracy Bale, otra investigadora de la Universidad de Maryland, ya vio que el estrés puede alterar el esperma de ratones que a su vez acaba teniendo efectos sobre el desarrollo de las crías, incrementando el riesgo de dolencias como el autismo o la esquizofrenia. Pese a señalar el interés del estudio, Clemente advierte que trasladar los resultados de ratones a humanos siempre es complicado. “Muchas de las cepas descritas en el artículo no existen en humanos, el microbioma vaginal es diferente, y en animales se pueden controlar muchas variables que en humanos no”, concluye.

Referencia

Jašarević E, Howard C, Morrison K, et al. The maternal vaginal microbiome partially mediates the effects of prenatal stress on offspring gut and hypothalamus. Nature Neuroscience. 2018.

Publicaciones Relacionadas