Ciudad de México
12°
18°
Tue
Weather from OpenWeatherMap

BENEFICIOS A LARGO PLAZO DEL TRASPLANTE HEPÁTICO Y CIRUGÍA PARA REDUCCIÓN DE PESO

trasplante de hígado 765x510 - BENEFICIOS A LARGO PLAZO DEL TRASPLANTE HEPÁTICO Y CIRUGÍA PARA REDUCCIÓN DE PESO

Los pacientes con obesidad que se someten al mismo tiempo a trasplante hepático y a cirugía para reducción de peso pueden mantener mejor el peso a largo plazo y tienen menos complicaciones metabólicas que quienes pierden peso por su cuenta antes de someterse al trasplante hepático, demuestra un estudio de Mayo Clinic que ha sido publicado en Hepatology.

“El estudio revela que el método combinado de trasplante hepático y cirugía para reducción de peso es seguro y eficaz a largo plazo”, explica la autora experta del trabajo, Dra. Julie K. Heimbach cirujana de trasplantes y directora quirúrgica de Trasplantes Hepáticos en Mayo Clinic.

Las tasas de obesidad en Estados Unidos se han disparado y lo mismo ha sucedido con la cantidad de personas diagnosticadas con hígado graso no alcohólico, grupo de enfermedades hepáticas que afecta a personas que beben poco o nada de alcohol y deriva en el almacenamiento de una excesiva cantidad de grasa en las células hepáticas. Se calcula que 80 o 100 millones de estadounidenses han sido diagnosticados con enfermedad crónica del hígado. Tradicionalmente, se ha negado la posibilidad de un trasplante de hígado a los pacientes con obesidad grave que no son capaces de perder el peso necesario, porque la obesidad aumenta los riesgos quirúrgicos y es un posible factor de riesgo para complicaciones después del trasplante. En otras situaciones, en cambio, los trasplantes se hacen sin abordar el problema del peso del paciente, lo cual puede derivar en hepatopatía futura y hacer peligrar al trasplante.

El estudio abarcó un total de 49 adultos con un índice de masa corporal superior a 35 kg/m2 y remitidos a Mayo Clinic para trasplante hepático desde 2006. De esos pacientes, 36 perdieron suficiente peso hasta alcanzar un índice de masa corporal menor a 35 kg/m2 y se sometieron solo al trasplante hepático. En general, hubo 29 pacientes que no pudieron perder suficiente peso antes del trasplante y, por lo tanto, se sometieron a un trasplante hepático combinado con gastrectomía en manga; en13 de ellos, ya han transcurrido al menos 3 años desde la cirugía, lo cual era el centro del estudio. La gastrectomía en manga es un tipo de cirugía para reducción de peso que disminuye el tamaño del estómago en alrededor del 80 %.

Los científicos descubrieron que si bien los pacientes sometidos solo al trasplante hepático perdieron bastante peso antes de la cirugía, lo recuperaron de forma continua más adelante. El porcentaje de peso corporal total recuperado terminó siendo mayor entre los pacientes que se sometieron al trasplante hepático solamente, a diferencia de lo ocurrido en quienes se sometieron al trasplante hepático y la gastrectomía en manga. Tres años después de la cirugía, el peso perdido por los pacientes con solo trasplante de hígado se mantuvo en una mediana del 3.9 % del peso corporal total, comparado con el 34.8 % en los pacientes con trasplante y cirugía para reducción de peso. Además, los pacientes con la cirugía doble mostraron menos propensión a presión arterial alta, resistencia a la insulina e hígado graso. Asimismo, requirieron menos medicamento para reducir la presión arterial y el colesterol.

“La hepatopatía relacionada con la obesidad es una de las razones más comunes y crecientes por las que la gente necesita un trasplante de hígado. Aunque la mayoría de los obesos nunca necesitará un trasplante, los que desarrollan hepatopatía avanzada necesitan que haya un método para tratar no solamente la hepatopatía sino también la causa de dicha enfermedad”, concluye la Dra. Heimbach.

Referencia

Zamora-Valdes D, Watt KD, Kellogg TA, et al. Long-term outcomes of patients undergoing simultaneous liver transplantation and sleeve gastrectomy. Hepatology. 2018 Aug;68(2):485-495.

Publicaciones Relacionadas