Ciudad de México
12°
24°
Mon
Weather from OpenWeatherMap
Banner-Editorial
Banner-Editorial
Banner-Editorial
boletin mensual 300x52 - Inicio logo-liga
  EDITORIAL

71 ASAMBLEA MUNDIAL DE LA SALUD

En la 71º Asamblea Mundial de la Salud se abordaron varios asuntos relevantes
para la salud pública en general y fundamentales en la mejora de la asistencia sanitaria
y la sostenibilidad de los sistemas de todos los países del mundo.

OMS FLAG 300x171 - Inicio

Salud digital

Reconociendo el potencial de las tecnologías digitales para desempeñar un papel importante en la mejora de la salud pública, los delegados acordaron una resolución sobre la salud digital. En la resolución se insta a los Estados Miembros a que den prioridad al desarrollo y a una mayor utilización de las tecnologías digitales en el ámbito de la salud como medio de promover la cobertura sanitaria universal y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En la resolución se pide a la OMS que elabore una estrategia mundial sobre salud digital y apoye la ampliación de estas tecnologías en los países mediante la prestación de asistencia técnica y orientación normativa, el seguimiento de las tendencias y la promoción de las mejores prácticas para mejorar el acceso a los servicios de salud.

En la resolución también se pide a los Estados Miembros que determinen las esferas prioritarias en las que se beneficiarían de la asistencia de la OMS, como la aplicación, evaluación y ampliación de los servicios y aplicaciones de salud digital, la seguridad de los datos y las cuestiones éticas y jurídicas. Entre los ejemplos de tecnologías sanitarias digitales existentes se incluyen los sistemas que rastrean los brotes de enfermedades mediante el uso de la «externalización masiva» o la notificación comunitaria, y los mensajes de texto de telefonía móvil para un cambio de comportamiento positivo con respecto a la prevención y la atención de enfermedades como la diabetes.

Mordeduras de serpiente

Los delegados acordaron una resolución que tiene como objetivo reducir el número de personas en todo el mundo que mueren o quedan con discapacidades físicas o mentales por mordeduras de serpiente. Se estima que entre 1,8 y 2,7 millones de personas son mordidas por serpientes venenosas cada año, lo que provoca la muerte de entre 81 000 y 138 000 personas. Por cada persona que muere después de una mordedura de serpiente, otras cuatro o cinco quedan con discapacidades como ceguera, movilidad restringida o amputación, y trastorno de estrés postraumático.

Las mordeduras de serpiente afectan sobre todo a las personas de comunidades agrícolas y ganaderas pobres, y el año pasado fueron clasificadas por la OMS como una enfermedad tropical desatendida de alta prioridad. Las deficiencias en la prevención, la capacitación de los trabajadores sanitarios, el diagnóstico y el tratamiento de los casos de mordedura de serpiente, así como la falta de herramientas disponibles, están frenando los progresos para hacer frente a la carga mundial de la enfermedad.

Reconociendo la urgente necesidad de mejorar el acceso a antídotos seguros, eficaces y asequibles para las mordeduras de serpiente, los delegados instaron a la OMS a que acelere y coordine los esfuerzos mundiales por controlar el envenenamiento por mordedura de serpiente, que es la enfermedad potencialmente letal provocada por la mordedura de una serpiente venenosa.

Actividad física

Los Estados Miembros aprobaron el Plan de acción mundial de la OMS sobre actividad física, una nueva iniciativa destinada a aumentar la participación de las personas de todas las edades en actividades físicas y la capacidad de promover la salud y luchar contra las enfermedades no transmisibles, incluidas las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares, la diabetes y el cáncer de mama y colon, y de apoyar la mejora de la salud mental y la calidad de vida.

En todo el mundo, el 23% de los adultos y el 81% de los adolescentes de 11 a 17 años no cumplen con las recomendaciones mundiales sobre actividad física. La prevalencia de la inactividad es de hasta el 80% en algunas poblaciones adultas influenciadas por la evolución de los medios de transporte, el uso de la tecnología, la urbanización y los valores culturales.

El Plan de acción mundial proporciona a los países una lista de intervenciones normativas prioritarias para abordar los múltiples determinantes culturales, ambientales e individuales de la inactividad física. Estas intervenciones están relacionadas con cuatro objetivos que se centran en la creación de sociedades, entornos, personas y sistemas activos. El objetivo del Plan es reducir en un 15% la prevalencia mundial de la inactividad física en adultos y adolescentes para 2030.

Tecnología de asistencia

Los delegados aprobaron una resolución en la que se insta a los Estados Miembros a elaborar, aplicar y fortalecer políticas y programas para mejorar el acceso a la tecnología de asistencia y en la que, asimismo, se pide al Director General que prepare para 2021 un informe mundial sobre el acceso efectivo a la tecnología de asistencia.

La tecnología de asistencia, como las sillas de ruedas, los audífonos, los andadores, las gafas de lectura y las prótesis, permite a las personas con dificultades funcionales llevar una vida productiva y digna y participar en la educación, el mercado laboral y la vida social. Sin dicha tecnología, las personas con discapacidad y las personas mayores y otras personas necesitadas suelen verse excluidas, aisladas y sumidas en la pobreza, y la carga de morbilidad y discapacidad aumenta.

Se calcula que 1000 millones de personas se beneficiarían de los productos de asistencia, cifra que aumentará a más de 2000 millones de aquí a 2050. Sin embargo, el 90% no tiene acceso, debido a los altos costos y a la falta de disponibilidad. Se pidió al Director General que informe a la 75.ª Asamblea Mundial de la Salud sobre los progresos logrados en la aplicación de la presente resolución y que posteriormente presente a la Asamblea de la Salud un informe cada cuatro años hasta 2030.

Reglamento Sanitario Internacional

Los delegados acogieron con beneplácito la propuesta de un plan estratégico mundial quinquenal para mejorar la preparación y respuesta de salud pública mediante la aplicación del Reglamento Sanitario Internacional.

El Reglamento Sanitario Internacional (RSI) es un instrumento jurídico internacional vinculante para

196 países de todo el mundo, incluidos todos los Estados Miembros de la OMS. Su finalidad es ayudar a la comunidad internacional a prevenir y responder a los riesgos agudos para la salud pública que puedan atravesar las fronteras y poner en peligro a las personas en todo el mundo.

El RSI, que entró en vigor el 15 de junio de 2007, exige a los países que notifiquen a la OMS determinados brotes de enfermedades y eventos de salud pública. El RSI define los derechos y obligaciones de los países en cuanto a la notificación de eventos de salud pública, y establece una serie de procedimientos que la OMS debe aplicar en su tarea de mantener la seguridad de la salud pública a escala mundial.

En 2017, la OMS registró un total de 418 eventos de salud pública en su sistema de gestión de eventos: en 136 de estos eventos, las fuentes iniciales de notificación fueron los organismos gubernamentales nacionales, en particular los Centros Nacionales de Enlace del RSI. La nueva estrategia tiene por objeto ayudar a los países a fortalecer las capacidades básicas que necesitan para aplicar el reglamento, incluida la realización de más notificaciones a través del RSI.

Banner-Editorial
Banner-Editorial
Banner-Editorial
Medium-Rectangle
Medium-Rectangle

JULIO 2018